TELESUR MADRID EN BRIHUEGA Y SUS CAMPOS DE LAVANDA

TELESUR MADRID viajó a Brihuega siguiendo los pasos de Camilo José Cela en su obra Viaje a la Alcarria a orilla del río Tajuña encontramos esta villa monumental, declarada Conjunto Histórico Artístico. «Desde el atajo, Brihuega tiene muy buen aire, con sus murallas y la vieja fábrica de paños, grande y redonda como una plaza de toros. Por detrás del pueblo corre el Tajuña, con sus orillas frondosas y su vega verde.

Brihuega tiene un color gris azulado, como de humo de cigarro puro. Parece una ciudad antigua, con mucha piedra, con casas bien construidas y árboles corpulentos…[Viaje a la Alcarria, Camilo José Cela]»

Brihuega fue una villa amurallada, de la que hoy se conserva algunos lienzos y dos de sus puertas. La del Arco de Cozagón, situada cerca de la plaza de toros, y la de la Cadena, en el lado opuesto, junto al parque de María Cristina.

El sistema defensivo de la villa, terminaba con el Castillo de la “Peña Bermeja”, llamado así por la piedra de color rojo de la fortaleza que dominaba el valle del Tajuña. Curiosamente el interior del castillo no es otra cosa que el cementerio de la localidad. Junto al castillo encontramos el bello recinto del Prado de Santa María, delimitado por las Puertas de Santa María y de la Guía, abiertas sobre la muralla por el General francés Hugo (padre del escritor Victor Hugo) con el fin de conquistar el castillo durante la Guerra de la Independencia. Dentro del Prado encontramos la Iglesia de Santa María de la Peña (siglo XIII), donde se encuentra la patrona de Brihuega.

Llegamos a la Plaza del Coso, principal plaza de la villa donde encontramos la antigua Real Cárcel de Carlos III (hoy Oficina de Turismo), el archivo histórico, el Ayuntamiento (1975) y las llamadas “Cuevas Árabes” (siglo X). Estas cuevas de varios kilómetros, eran un sistema defensivo en caso de asedio para poder ocultarse o moverse por la villa. De las numerosas fuentes que encontramos en Brihuega, la más bonita es sin duda, la Fuente Blanquina o de los Doce caños, aunque erróneamente no tiene 12 sino 24 caños, 12 a un lado y 12 a otro.

Otro de los edificios importantes de Brihuega es la Real Fábrica de Paños (1787), que llegó a tener 84 telares en los que trabajaban unos mil empleados. Hoy en desuso, espera una nueva utilidad como parador u hotel. Merece la pena dar un paseo por sus jardines de estilo versallescos y disfrutar de las vistas del valle del Tajuña.

Nos dirigimos al Convento de San José, donde se encuentra el curioso Museo de Miniaturas del Profesor Max, ilusionista y mago natural de Brihuega, cuya colección abarca 65.000 piezas de miniaturas de objetos cotidianos de diferentes épocas, además de casas de muñecas y edificios a escala minúscula.

Visitamos la destilería El Jardín de la Alcarria, una pequeña empresa que se dedica a la producción de aceite esencial de la lavanda y venta de productos derivados de la misma. No nos podemos ir de Brihuega sin descubrir uno de los paisajes que en los últimos años está atrayendo a miles de turista cada inicio de verano.

Ya que en los campos de la localidad se cultiva grandes extensiones de lavanda y espliego para las empresas cosméticas. Dejando un bello paisaje en tono violácea, único en España.

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s